SETL - Escuela Europea de Traducción Literaria


 info@grinzane.net  e-mail
Consorzio Fit, Via Cavour 33 - 50129 Firenze

tel.: 055.2677111
fax: 055-2677123


En 1992 Magda Olivetti, traductora del alemán de grandes autores (Bernhard, Bachmann, Schnitzler, Kafka, Musil, Rilke, etc.) y emprendedora cultural, dio origen en Turín a la Escuela Europea de Traducción Literaria SETL, financiada por la Región Piamonte y por el Fondo Social Europeo por iniciativa del Salón del Libro.
La SETL, degran experiencia, ha llevado a cabo recientemente dos ediciones en Florencia, como Proyecto piloto, apoyado por la Región Toscana y por el F.S.E. y dirigida por el Consorcio FIT de las Universidades Toscanas, asociado al Premio Grinzane Cavour. En 2002 los cursos SETL se realizarán como proyecto interregional tanto en Toscana como en Piamonte.

(Intervista rilasciata da Magda Olivetti a Ilde Carmignani e pubblicata sul sito  www.alice.it )

¿Por qué una escuela para traductores literarios?

Todos somos conscientes de que la traducción literaria es la forma más alta de comunicación cultural entre países de idioma diferente y de que los traductores literarios son auténticos mediadores de arte, como los intérpretes musicales, y sin embargo no existe ningún Conservatorio que discipline su formación. En Europa existen óptimas escuelas para intérpretes de congreso y de parlamento y para traductores técnicos, pero los traductores literarios se han visto obligados a ser siempre autodidactas. La SETL nació para colmar este vacío y, efectivamente, de nuestros cursos han salido numerosos y estimados traductores, que hoy trabajan para casas editoriales como Adelphi, Einaudi, y/o Mondadori, Sellerio, Zanichelli…

¿Cómo se enseña a traducir literatura?

Este es el punto central de la cuestión: era necesario crear una Didáctica ad hoc, encontrar la financiación necesaria para realizar y establecer una fuerte relación de los alumnos con el mundo del trabajo. Nuestra didáctica se inspira en los talleres de arte del Renacimiento o lo que es lo mismo, en la antigua relación que existía entre el maestro y el discípulo. Contamos con profesionales, grandes traductores que han traducido muchísimos libros y son conocidos y estimados por los editores, que “adoptan” a los alumnos y les enseñan el oficio. Un buen traductor literario sabe que lo importante es la práctica y que las abstracciones y las reflexiones de la Traductología, por muy interesantes que sean, sirven como un texto sobre piano y musicología a uno que no ha puesto nunca los dedos en un teclado. Si la calidad es algo que distingue a nuestros docentes-traductores (todos nativos), también nuestros alumnos son elegidos por medio de una selección muy dura, tanto escrita como oral. A las trescientas horas aproximadamente, que constituyen el armazón de la escuela, se suman también clases de escritura, impartidas por conocidos escritores (como Giuseppe Pontiggia y Daniele del Giudice), porque lo más importante de todo para un traductor literario es saber escribir en su propio idioma. Además tenemos clases de Editing y de Lectura.

¿Están previstas otras enseñanzas?

Sí, dado que en definitiva, la salida profesional natural de un traductor está en el campo editorial, tenemos un curso de escritura editorial, impartido por Valerio Magrelli, al que se añaden otras intervenciones de editores y redactores que explicarán a los alumnos su propio trabajo – desde ocuparse de un libro al marketing y al gabinete de prensa – e ilustrarán qué es lo que se espera de un traductor literario y más en general de un joven colaborador fijo o free lance.

Se puede decir que la SETL contiene también una escuela sobre el sector editorial, en la que han participado todos nuestros grandes y pequeños editores de cultura. Entre éstos recordamos: Adelphi, Bollati-Boringhiari, Bompiani, Donzelli, Einaudi, Electa, y/o, Feltrinelli, Garzanti, Giunti, Guanda, Le Lettere, Marsilio, Il Melangolo, Mondadori, Passigli, Sellerio, Zanichelli, etc..
En el segundo semestre – la escuela prevé un primer semestre de 16 semanas en full immersion y un segundo semestre de treinta y dos semanas con asistencia didáctica a distancia – los mismos editores encargarán la traducción de libros a los alumnos, que después se publicarán con sus nombres en el espacio reservado al traductor, y por último abrirán las puertas de sus casas editoriales para la realización de prácticas.

Lavorerete solo sulla letteratura?

No, la gran novedad de los Cursos SETL florentinos – que mantendremos e innovaremos en el futuro – son los cursos “profesionalizantes” que amplían y diversifican las competencias de los alumnos para ayudarlos a entrar rápidamente en el mundo del trabajo, incluso fuera del mundo editorial. Tenemos unas 100 horas de full immersion en el campo de la traducción de textos de arte, que van desde los ensayos de altísimo nivel a los catálogos de las exposiciones e incluso a las guías turísticas; clases de traducción para el cine que comprenden guiones, doblaje y subtítulos; clases sobre la traducción para la televisión y la radio, para el teatro, el periodismo, la moda, la publicidad…

En todos estos sectores, una vez aprendidos los rudimentos enseñados por profesionales expertos y competentes, los alumnos de la SETL cuentan con la prerrogativa de ser traductores cultos y demuestran estar por encima de quienes han aprendido a traducir usando un lenguaje puramente técnico. A menudo se ven barbaridades horribles en las traducciones debidas a una impreparación cultural de base.

Como demostración de todo lo dicho, inmediatamente después de los Cursos de 2000 nació en Florencia la Cooperativa NTL (El Nuevo Traductor Literario), constituida por los alumnos del Curso. Esta cooperativa trabaja bien, se está enriqueciendo con nuevos elementos y competencias e incluso ha aumentado sus tarifas.

¿Cuáles son los proyectos futuros de la SETL?

Querría realizar una forma de colaboración con las Universidades para que los Cursos SETL puedan servir a reforzar los Cursos de licenciatura, actuando como puente con el mundo del trabajo. Naturalmente espero que en otros países de Europa nazcan cursos equivalentes como duración, contenidos y planteamiento didáctico para crear la figura del nuevo traductor literario. Para difundir el proyecto no sólo en Italia, sino también en otros países, he fundado una Asociación cultural que se llama también SETL, y que entre otros objetos sociales tiene el de estudiar y resolver el problema de la subestimación económica del traductor literario.

Los traductores literarios de toda Europa se quejan siempre de su retribución y con razón. Sin embargo, si los editores tuvieran que pagar lo que se merecen quebrarían todos, porque la traducción es un coste añadido. Se necesita una ley a nivel europeo y se necesitan fondos (sería suficiente acrecentar un poco el fondo para las traducciones de alto nivel) para pagar a los traductores literarios un sueldo equivalente al de otros profesionales universitarios de los diferentes niveles, según la calidad de su trabajo, durante los meses que dura una cierta traducción. Naturalmente habrá que limitar mucho el campo, porque quien traduce novelitas rosas, por ejemplo, no sepuede definir un traductor literario.


Una vez establecida una ley de este tipo, el traductor se convertiría en un profesional que puede vivir de su trabajo, tendría su nombre en la portada de los libros tal y como los intérpretes musicales tienen su nombre en el disco.
Querría crear un grupo de estudio para redactar una propuesta de ley seria y concreta que se pueda presentar lo antes posible al parlamento europeo.

I traduttori letterari si lamentano sempre dei loro compensi...

Di sola traduzione letteraria non si vive per il momento non solo in Italia, ma in tutta Europa. D'altronde se gli editori dovessero pagare i traduttori quello che si meritano fallirebbero tutti perché la traduzione è un costo aggiuntivo. Ci vogliono fondi, uno stanziamento di fondi dell'Unione Europea e di altri eventuali enti nazionali e internazionali per pagare ai traduttori letterari uno stipendio parificato a quello dei vari gradi degli universitari, a seconda della loro bravura, per i mesi che dura un certo lavoro. Naturalmente si dovrà limitare moltissimo il campo perché chi traduce romanzetti rosa, per esempio, non si può certo definire un traduttore letterario. Dopodiché l'editore darà la sua piccola parte legata alla cartella.

Una volta instaurata una legge di questo genere, il traduttore diventerebbe un professionista in grado di vivere del suo lavoro e automaticamente sarebbe più considerato, avrebbe il suo nome in copertina così come gli interpreti musicali hanno il nome sul disco, e così via... La Setl sta lavorando anche in questo senso: stiamo creando un gruppo di studio per redigere una proposta di legge seria e concreta da presentare al più presto al parlamento europeo.

Per informazioni rivolgersi a Consorzio FIT, Via Cavour 33, 50129 Firenze- tel 055-2677111, fax. 055-2677123, e.mail info@grinzane.net

Le iscrizioni, riservate a giovani laureandi, laureati o candidati con curriculum particolarmente interessanti, si aprono in questi giorni e si chiudono il 20 marzo. Ai partecipanti è richiesta la perfetta conoscenza della lingua per cui concorrono. Gli esami di selezione, che si terrano a partire dal 25 marzo, consistono nella traduzione di un brano letterario, di uno di saggistica e in un tema in madrelingua. Ai corsi, che inizieranno il 10 aprile, saranno ammessi un massimo di 40 partecipanti, 10 per ogni classe (traduzione dall'inglese, dal francese, dal tedesco e dall'italiano in tedesco).