COMEDIE DE SAINT-ETIENNE - Centro Dramatico Nacional


 www.comedie-st-etienne.fr  web


COMEDIE DE SAINT-ETIENNE - Centre Dramatique National

En Saint-Etienne, la vida del teatro obtiene su increíble vitalidad de una larga tradición.
Molière habría estado aquí muy a gusto .....
¿Se trata de otro caso de "síndrome de Napoleón", que ha llevado a la mitad de los ayuntamientos franceses, a creer en todas las voces, con la intención de atraer al turista?
Aquí, en cambio, la estancia frecuente de numerosas compañías itinerantes a partir del siglo XIX, demuestra de modo más serio esta vitalidad, basada en un tipo de teatro no profesional de calidad, que se nutre, en parte, para sus talentos, en las numerosas comunidades obreras de la ciudad.
Jean Dastè, llegado de Grenoble, instala aquí la compañía de le Quatre Saisons, en 1946.
Gracias al esfuerzo de Jeanne Laurent, gran promotora de la descentralización teatral en los ministerios de la posguerra, a partir de octubre de 1947, se creó uno de los primeros centros dramáticos nacionales franceses.
La dirección de Dastè duró hasta 1971.
Veinticinco años de teatro en Saint-Etienne, alrededor de un repertorio formado sobre todo por autores clásicos franceses, aunque a menudo apareció en las carteleras también el contemporáneo Brecht.
Veinticinco años de teatro en Saint-Etienne que dejan la huella de un teatro profundamente popular, presentado a menudo en las plazas de la ciudad, al aire libre o bajo una carpa.
Aquellos eran los años de la buhardilla de la Ecole des Mines, primer lugar de vida y de ensayos de la recién nacida Comèdie de Saint-Etienne, los años de los saltimbanquis y de las tournèe por los pueblos, inmortalizados en las fotografías de Ito Josué.
Cuando, a comienzos de los años 70, Jean Dasté se retira, es Pierre Vial quien asume la dirección de un teatro que constituye una cosa única con su ciudad. Vial reúne, alrededor de su nuevo escenario en las antiguas salas de los Mutilés du Travail, a un público numeroso y apasionado, proveniente de las clases sociales más dispares.
Sucederá a Pierre Vial una dirección "bicéfala", Guy Lauzin y Daniel Benoin. A partir de 1978, Daniel Benoin desempeña él sólo este cargo. Sin haber cumplido todavía treinta años, se convierte en el director más joven del Centre Dramatique National de France. Llega del Théatre dell'Aquarium, director innovador y de talento, realizará un intenso reajuste de la Comèdie, y ampliará su esfera de acción.
Estableciendo, contracorriente respecto a la época, una compañía artística estable como piedra miliar de su creación, Daniel Benoin, mediante una serie de decisiones estéticas claramente modernas, reexamina a los clásicos, pero se entrega sobre todo al repertorio contemporáneo. Un teatro de hoy, que nos narra la actualidad, contradistingue desde hace unos veinte años el ambiente cultural de esta región.
Sin embargo, no se dejan de lado la base popular y el compromiso de un teatro público. Gracias sobre todo a la presencia en la ciudad de una compañía estable, la Comédie acoge a un público muy amplio en su nueva sala inaugurada en 1981 por Jack Lang, hasta alcanzar los 10.000 abonados de hoy. Con un total de unos 300.000 habitantes, esto representa un récord, y es el resultado de un esfuerzo que ha durado 50 años.
Ansioso por dejar una herencia y un ejemplo, Daniel Benoin crea en 1982 la Ecole de la Comèdie Saint-Etienne, destinada a convertirse en una de las grandes escuelas de formación para la actuación de todo el País. Esta escuela recoge a jóvenes talentos provenientes de toda la Nación, a veces incluso del extranjero, para adjudicarse una de las diez plazas disponibles en la prueba de admisión. Después de tres años de formación, los vínculos con la ciudad son sólidos, y muchos jóvenes artistas se han quedado a vivir en ella. Saint-Etienne se ha convertido así, en pocos años, en una fábrica de talentos en el sector del espectáculo en directa. Allí se encuentran hoy unas treinta compañías teatrales que se dirigen a un público fundamentalmente regional, y a veces nacional.
Se trata también de uno de los puntos de fuerza de la política de la Comèdie: descentralizar siempre la descentralización, y preocuparse de que el CDN siga ayudando para que puedan surgir nuevos talentos. Acogiendo con regularidad a diferentes autores regionales, la Comèdie les ofrece además los medios técnicos y el público de una gran institución.
Para ello, en 1991 a Daniel Benoin se le confió la dirección del Teatro del Parc d'Andrézieux-Bouthéon, por solicitud de Francois Mazoyer, en aquel momento alcalde de la ciudad. Esta estructura cultural puede disfrutar de una sala de capacidad media (368 plazas) y cada temporada representa unos 20 espectáculos, de los cuales 2 son creaciones de la Comèdie de Saint-Etienne.
A partir de enero de 2001, una nueva sala teatral "l'Usine", concebida como lugar creativo modular y alternativo, permitirá proponer un medio de expresión teatral pero también musical, y danzante, que siga cuestionándose la relación clásica entre escenografía y público. Concebida para la creación juvenil, a través de un repertorio puramente contemporáneo, esta novedad se propone abrirse a un público nuevo.
En el año 2000, la primera representación en Francia de "Crave" de Sarah Kane, en la representación de Daniel Benoin, fue una primicia del espíritu que reinará en este lugar.
Pero, sin lugar a dudas, fue la inauguración europea de la Comèdie de Saint-Etienne la que caracterizó estos últimos años. Fundada hace doce años, por iniciativa de Daniel Benoin, la Convention Theatrale Européenne agrupa hoy a más de 30 teatros de 20 Naciones diferentes.
Se trata de una amplia red europea que tiene como finalidad fomentar los intercambios culturales de personas y de ideas, compartir los medios de producción, y el eje central de todo ello es el Foro du theatre Europeén, creado por iniciativa del Consejos General del Loira y de la Comèdie de Saint-Etienne (el quinto encuentro, que se celebró en junio de 2000, tenía como tema "El actor en los albores del siglo XXI").
Estos encuentros se han convertido en citas fundamentales para los profesionales europeos, que testimonian sus experiencias personales, y lanzan una base para las creaciones futuras. Es posible encontrar, en un número fuera de catálogo de la revista "Du thèatre" los puntos esenciales discutidos en el Foro. Cada año, uno de los Estados representados presenta la situación del teatro a través de Europa.
Mucho público asiste normalmente a las veladas en las que se proponen los espectáculos extranjeros. Hace algunos años le tocó a Wilson, después a Ronconi, a Vassiliev, a Lev Dodine la temporada pasada, exhibirse en Saint-Etienne, así como las producciones de la Comèdie se difunden también en el extranjero. De hecho, a partir de 1980, Daniel Benoin es uno de los escenógrafos franceses que trabajan sobre todo en los grandes teatros europeos. Hace poco puso en escena el Don Juan en Amberes (1997), Puntila y su siervo en el teatro de Bonn (1998), El Avaro en Estocolmo (1999), y las Troyanas de Séneca en Sevilla (2000).
Justamente, para permitir a otros escenógrafos europeos que pudieran vivir la misma experiencia en Francia, la Comèdie abrió sus puertas en 1992 a los grandes directores extranjeros, que allí representaron su primer espectáculo en francés, como: Jerry Grzegorzewski (Don Juan), Manfred Beilharz (el despertar de la primavera), Dusan Jovanovic (Lorenzaccio)...
Por lo tanto se ha tratado al mismo tiempo de valorizar la producción local, a través de la vocación hacia el teatro popular, y promover una difusión europea que define la acción y las políticas de la Comèdie de Saint-Etienne actual.
El dinamismo que esta realidad ha sabido mantener a partir de su creación, nos permite esperar que dentro de pocos años, haya que añadir otras p*ginas a nuestro discurso ...